trastornos de la personalidad
[Total:0    Promedio:0/5]

Con el boom de la psicología en las últimas décadas, se ha vuelto cada vez más frecuente describir a los demás en términos de algún trastorno mental. Entonces, decimos que tal o cuál es un psicópata, un depresivo, un obsesivo o simplemente un trastornado, a secas. Pero, ¿qué es lo que realmente caracteriza a una persona como padeciente de un trastorno mental? ¿Cuáles son esos trastornos? En este artículo, hablo de los trastornos de la personalidad y de los tipos de trastornos de la personalidad, que son una parte pequeña de todo el conjunto de las afecciones mentales.

Advertencia: siempre que leemos sobre enfermedades, tendemos a pensar que padecemos de todo lo que estamos aprendiendo. A veces llegamos más lejos y etiquetamos a los demás, poniéndole un nombre científico a lo que constituye, la mayoría de las veces, un simple prejuicio nuestro. Evitemos hacer eso. ¡No está, para nada, bueno!

¿Qué son los trastornos de la personalidad?

Cuando hablamos de salud, necesariamente referimos a la cuestión de lo que entendemos por “normal” o esperable de las personas. Cuando hablamos de salud mental, los criterios de normalidad son aún más escabrosos. Lo que es esperable para las personas depende de patrones culturales, familiares e individuales de los sujetos. Por eso, al evaluar el estado mental de un individuo también se tienen en cuenta esos otros factores y no los criterios clínicos de manera exclusiva.

Un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto y que se manifiesta en las áreas cognitiva, afectiva, interpersonal y/o en el control de los impulsos.

DSM IV

Afortunadamente, el apartamiento de lo esperable no es el único criterio que determina que alguien es mentalmente insano. Ese es un criterio subjetivo y que puede conducir a desacuerdos.

Publicidad

Las personas que tienen una anomalía en su personalidad suelen tener rasgos muy rígidos que ponen en funcionamiento en una enorme cantidad de situaciones. Al aplicar los mismos esquemas siempre y en todo lugar, pierden flexibilidad, riqueza y funcionalidad. Esto provoca malestar alrededor de ellos: en sus trabajos, en sus hogares y en sus círculos sociales.

Normalmente, quienes reciben un diagnóstico de este tipo son conducidos a la consulta por otros, afectados por sus comportamientos. Los pacientes, por su parte, no sienten o asumen tener alguna dificultad con su manera de ser.

¿Por qué se llaman así?

Los trastornos mentales se clasifican, a grandes rasgos, según la función psíquica que se encuentra afectada. Así aparecen los trastornos del estado de ánimo, los trastornos de la conducta alimentaria, o los trastornos de ansiedad.

En los trastornos de la personalidad, naturalmente, se encuentra afectado ese núcleo particular de cada individuo, llamado personalidad.

¿Qué es la personalidad?

Entendemos por personalidad el conjunto de formas de comportarse, sentir, pensar, y en suma, de relacionarse, de un individuo concreto. Es lo que le diferencia de otro.

Carlos Mirapeix, 2009

La pregunta subsecuente es ¿cómo sabemos que hay un trastorno en la personalidad? Si sostenemos como axioma que todos somos diferentes, ¿por qué a algunos diferentes se les dice que tienen un trastorno?

Para definir un trastorno se utilizan diversos criterios. Se me ocurren tres en este momento: el criterio estadístico, la funcionalidad y el acuerdo. Algo que se aparta de lo común, una rareza en los números, no necesariamente supone una patología.

Lo que define un trastornos es la funcionalidad. ¿Este modo de ser, pensar, sentir o actuar se adapta, resulta útil o adecuado para responder a las demandas del medio? Si la respuesta es no, entonces se está más cerca de un diagnóstico.

Finalmente, ¿quién define que ese comportamiento es ajustado? Fundamentalmente, es el propio paciente. Pero, en el caso de los trastornos de la personalidad, ello no ocurre. Entonces, se establece por consenso entre los profesionales, los pacientes y sus familiares y amigos.

¿En qué se diferencian de los otros trastornos mentales?

Como decía en el párrafo anterior, los trastornos de la personalidad se diferencian del resto de los padecimientos mentales, no sólo en la función psíquica, sino también en una cualidad fundamental.

Cuando se tratan desórdenes en la atención, en el estado de ánimo o en la conducta sexual, los pacientes suelen referir cierto malestar con su afección. Muchas veces son ellos mismos quienes se acercan a consultar por los síntomas.

Esto es exactamente lo opuesto a lo que sucede en los trastornos de la personalidad. Los sujetos no experimentan ningún tipo de disconformidad con su modo de ser. Más bien parecen verse afectados por el modo en que el entorno interactúa con ellos o con sus comportamientos.

¿Cuáles son los 3 tipos de trastornos de la personalidad?

Los trastornos de la personalidad están agrupados según similitudes en sus propiedades en tres diferentes tipos.

  • Grupo A incluye los trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico de la personalidad. Estos individuos impactan en el entorno como raros o excéntricos.
  • Grupo B incluye los trastornos antisocial, límite, histriónico y narcisista de la personalidad. Estos sujetos se muestran como dramáticos, emotivos o inestables.
  • Grupo C incluye los trastornos por evitación, evitación, dependencia y obsesivo-compulsivo de la personalidad. Estas personas aparecen ansiosos o temerosos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here